Entretenimiento

Concurso audiovisual sobre nuevas identidades de género

100% Banco
Barcos contra Gobiernos, la batalla de los rescates en el Mediterráneo

La educación técnica se encuentra en un momento de transformación. La incorporación de la tecnología en las aulas genera modificaciones en las maneras de enseñar y de aprender, además del hecho de que existen nuevas especialidades y demandas que se añaden a la modalidad. Este proceso de cambio es acompañado por la incorporación de nuevos actores sociales: cada vez más mujeres y otras diversidades de género encuentran su lugar en la escuela técnica.

En ese contexto, la Comisión de Equidad de Género del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación organiza e invita a todas las escuelas secundarias técnicas del país a participar del Concurso audiovisual “Nuevas identidades de la Secundaria Técnica”.

El objetivo del certamen es promover la construcción de espacios de diálogo, de reflexión, de pensamiento y de producción por parte de estudiantes, docentes y equipos directivos en torno a la identidad de la escuela desde la perspectiva de género. La propuesta es indagar sobre la historia y el presente de la escuela, y profundizar sobre los cambios y las consecuencias que trajeron estas transformaciones que moldean su identidad. También es debatir sobre aquellas cuestiones que todavía quedan por desarrollarse, sobre cómo les gustaría que sea en un futuro la escuela en cuanto a los roles, los estereotipos, y las prácticas escolares y culturales.

Desde el INET explican que “el enfoque de género permite reflexionar sobre las determinaciones y mandatos que instituyen desigualdades e injusticias en relación al género, esta mirada también permite imaginar cómo podemos hacer para que nuestra escuela, nuestra enseñanza, nuestros vínculos en el espacio escolar promuevan igualdad de condiciones para el desarrollo de una trayectoria educativa plena y respetuosa, para todos y todas.”

Así, los ejes temáticos que propone el concurso se vinculan con considerar al género como una categoría relacional que abarca a las mujeres, los varones y otras identidades; reconocer la diferencia sexual entre las personas y analizar las desigualdades existentes; problematizar las concepciones rígidas sobre lo considerado exclusivamente masculino o femenino identificando prejuicios y estereotipos de género y las consecuencias negativas que provocan; e incorporar el concepto de igualdad.

A partir de estos ejes se sugiere una serie de momentos para tener en cuenta durante el proceso de indagación, reflexión y debate del producto audiovisual: el contexto de la escuela en sus orígenes, las instituciones de hoy y la escuela técnica del futuro.

Cada escuela podrá participar con más de un proyecto y se valorará la conformación de equipos mixtos que involucren a estudiantes del primer y segundo ciclo. Los trabajos presentados deberán tener alguno de los formatos audiovisuales de las categorías del concurso. Una de las opciones es la realización de un video en alta calidad de 2 minutos de duración en el que pueden utilizarse todo tipo de tecnologías digital o analógica, aplicaciones y/o programas de edición. El video puede ser entera o parcialmente animado. Otra alternativa es la elaboración de un afiche, un dibujo, un collage o un montaje, donde también es posible utilizar todo tipo de tecnología.

Los equipos escolares tienen tiempo de inscribirse hasta el 30 de agosto, luego deberán enviar sus proyectos del 2 de septiembre al 18 de octubre. La evaluación se realizará del 21 de octubre al 11 de noviembre y la premiación tendrá lugar del 11 al 15 de noviembre.

Los premios para los diez proyectos ganadores consistirán en notebooks, drones, kits y brazos robóticos, e impresoras 3D. Para más información sobre el concurso, consultar en https://www.argentina.gob.ar/concurso-audiovisual-nuevas-identidades-de-la-secundaria-tecnica .

Por una educación t é cnica inclusiva

Desde su origen, la educación técnica se compone de una matrícula mayoritariamente masculina, generando una distribución desigual. Hoy, el panorama ha mejorado, pero aún continúan las asimetrías: 215.299 mujeres asisten a escuelas que brindan esta modalidad educativa, cifra que representan el 33% del total de los estudiantes.

Por otra parte, la educación técnica también se constituyó al principio como un ámbito de subestimación de las capacidades y el rendimiento de las mujeres. Aunque la historia en la actualidad es otra, aún no logran eliminarse por completo estos prejuicios.

Frente a este escenario, el INET recogió el desafío de incorporar la perspectiva de género como una línea de trabajo prioritaria al crear la primera Comisión de Equidad de Género en 2018. La iniciativa surgió como un reconocimiento institucional de la problemática histórica en la modalidad en torno a las desigualdades existentes.

La Comisión se creó en el marco de la Ley de Educación Nacional, que menciona como uno de los fines de la política educativa asegurar condiciones de igualdad, respetando las diferencias entre las personas sin admitir discriminación de género ni de ningún otro tipo, así como promover en todos los niveles educativos y modalidades la comprensión del concepto de eliminación de todas las formas de discriminación.

También se conformó de acuerdo con la Ley de Educación Técnica N° 26.058, normativa que convoca a implementar acciones específicas para “promover la incorporación de mujeres en la educación técnico profesional en sus distintas modalidades, impulsando campañas de comunicación, financiando adecuaciones edilicias y regulando las adaptaciones curriculares correspondientes, y toda acción que se considere necesaria para la expansión de las oportunidades educativas de las mujeres en relación con la educación técnico profesional”.

Bajo estas perspectivas es que nace la Comisión de Equidad de Género del INET, cuyas estrategias desarrolladas buscan, en definitiva, crear espacios educativos más plurales, inclusivos y diversos, donde no haya lugar para los estereotipos de género ni para la subestimación y la violencia contra las mujeres y otras identidades.