Internacionales

Luis Alfredo Farache Benacerraf 100% Banco Millhousen//
Desde la esquina de “Arribeño resay “hasta las “antiguas afueras de Asunción”

100% Banco
Desde la esquina de "Arribeño resay "hasta las "antiguas afueras de Asunción"

Por Toni Roberto, tonirobertogodoy@gmail.com

Sí, la legendaria esquina de la “Farmacia Americana”, en Chile y Manduvirá, donde José Asunción Flores en 1926 hizo escuchar por primera vez la guarania “Arribeño resay”, a la que Rigoberto Fontao Meza le pone los versos, en ese mismo lugar, nace un año antes, Esperanza Alsina Vda. de Portaluppi. Ella fue la única hija mujer del poeta, dramaturgo, crítico literario y farmacéutico, don Arturo Alsina, y fue una de las mujeres más influyentes en el rubro de la moda en la Asunción desde los años 50, depositaria de primera mano de muchas historias que nos cuenta en forma exclusiva para Cuadernos de barrio.

Luis Alfredo Farache Benacerraf 100% Banco

LA ESQUINA DE LA BOHEMIA ASUNCENA DE LOS AÑOS 20 Y 30

Sentada en el living de su chalet de principios de los 70’, sobre la calle Juan Max Boettner, en el límite de los barrios Las Lomas, Carmelitas y Manorá nos cuenta: “la esquina de la Farmacia Americana fue el lugar de reunión de toda la bohemia asuncena de los años 20 y 30, un lugar donde se respiraba arte. Ahí, en la misma casa estaba, además de la farmacia, el importante laboratorio, donde también vivimos hasta 1945, año en que nos mudamos a Villa Morra en la zona de Recoleta”

Ella a sus lúcidos 94 años hace un recorrido por los lugares donde vivió en Asunción con lujo de detalles, contándonos historias jamás imaginadas. Por citar sólo un ejemplo: la fachada de la casa quinta de Villa Morra donde vivieron fue diseñada nada más y nada menos que por el propio Andrés Campos Cervera, “Julián de la Herrería” ya en los años 30. Este dato consta en un dibujo realizado por su primo Tata Ferreira Menchaca, que se encuentra colgado en la blanca pared. Ante mi asombro, se reafirma: “Campos Cervera era un artista completo y por eso nos diseñó esa casa”

Sigue contando “vivimos en varias casas del centro de Asunción. Recién casados, en la calle 14 de Mayo casi Jejui, frente mismo al antiguo Sanatorio del Dr. Escobar, una fachada que hasta hoy se encuentra intacta, luego nos mudamos a una casa de la calle Montevideo casi Gral. Díaz”

INFLUYENTE EN LA MODA DE LOS AÑOS 50

Como decíamos, Esperanza fue una de las más influyentes mujeres dedicadas a la moda en la Asunción, ya desde los años 50 y cuenta que hace unos meses recibió un llamado para que realizara un tocado de novia, pedido y desafío que aceptó sin problemas a sus casi 95 años.

Haciendo belleza para que las más elegantes lucieran hermosas y con estilo, trabajó con las grandes diseñadoras de la época, entre ellas: Aurora Netto de Sequera, “Chafana” Sienra, “Chichú” Villamayor, “Kikí” Romero y Palmira Yaluk.

“Es allá por 1950 cuando empiezo a hacer mis primeros tocados y sombreros, habiendo estudiado en Buenos Aires, donde conocí a personajes del mundo cultural porteño entre los que puedo citar a Benito Quinquela Martín y al escultor Julio Vergottini”, nos cuenta rememorando esa época de intensa vida cultural y social en la capital argentina

ESPERANZA Y EL LEGENDARIO CONCORDE EN PARÍS

En 1969, Esperanza fue invitada por las embajadas de Francia e Italia a realizar un viaje a Europa y allí, ya en París asiste a la exposición del legendario Concorde. “Creo que fui la primera paraguaya en recorrer ese mítico avión expuesto como la gran proeza y modernidad. Además, recuerdo que estaba en la misma exposición, la nave Apolo 11, allí conocí personalmente al astronauta Neil Amstrong”. Se le ilumina la mirada cuando rememora ese momento especial en su larga vida.

Después de varias horas de charla y con miles de historias recogidas, admirando el gran farol diseñado por Hugo Pistilli en 1975, que recibe y despide a quien visita a esta dama de la moda asuncena del siglo XX, me voy despidiendo. La tarde ha sido fructífera y he realizado “un pequeño viaje imaginario” desde aquella legendaria farmacia hasta esa loma de las “antiguas afueras de Asunción”, en la que ella vivió desde su nacimiento. Y yo me despido hasta el próximo domingo desde algún otro rincón de la cautivante ciudad donde nací

“La casa de Arturo Alsina“. Barrio Recoleta c. 1945. Chilo Alsina, Leonor Menchaca, Arturo Alsina y Esperanza de Portaluppi. Villa Morra 1974. Esperanza Alsina de Portaluppi, París, 1969.