Entretenimiento

Lula es optimista con su futuro, dicen Ramonet y Pérez Esquivel tras visita

Sao Paulo,(EFE).- El periodista español Ignacio Ramonet y el Premio Nobel de la Paz en 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, aseguraron este jueves que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva es “optimista” con su “futuro próximo”, tras visitarlo en la prisión donde cumple una pena por corrupción.

“Tiene muy buen optimismo para su perspectiva jurídica en el futuro próximo” y “envía un mensaje de amor y de solidaridad para todos los brasileños y brasileñas”, afirmó Ramonet a los periodistas a la salida de la sede de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba (sur), donde Lula está recluido desde abril de 2018.

No obstante, el también escritor y catedrático de Teoría de la Comunicación advirtió que el exmandatario brasileño (2003-2010) cree que los jueces que lo condenaron “no van a desistir en su intención de mantenerlo en la cárcel”.

“Él piensa que no se ha demostrado ninguna culpabilidad en su contra, que él es inocente y que tiene la fuerza del inocente”, añadió.   Ramonet, quien calificó a Lula como “el prisionero político más importante y célebre del mundo”, dijo que el ex jefe de Estado “está en plena forma física” y que lo han encontrado “lleno de energía” e “intelectualmente muy vivo”, a pesar de su reclusión.

Asimismo, transmitió un pedido del exgobernante para que la sociedad brasileña continúe movilizándose en torno a su causa.   Por su parte, Pérez Esquivel, quien ya ha visitado al líder del Partido de los Trabajadores (PT) en otras oportunidades, declaró que le han visto lleno de “energía” y “con mucha fuerza”.

“Quiere que reconozcan su inocencia, que él no es ningún delincuente. Quiere salir con la cabeza bien alta frente a su pueblo y el mundo”, manifestó.   También recordó que dentro de aproximadamente un mes se entregará el Premio Nobel de la Paz y que “sería muy importante que se lo dieran a Lula“, cuya candidatura se ha encargado de promoverla el propio activista argentino.

Lula es un ejemplo para los gobiernos de Latinoamérica”, apuntó.   En la hora y media en la que estuvieron reunidos, Ramonet y Pérez Esquivel revelaron que también hablaron de los devastadores incendios en la Amazonía, de la situación política general de América Latina y de Estados Unidos.   Lula cumple una pena de 8 años y 10 meses de prisión, ratificada en tres instancias diferentes, por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales, tras haber sido hallado culpable de recibir un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Sobre Lula ya pesa otra condena a otros 12 años y 11 meses de cárcel en un caso muy similar, pero dictada hasta ahora en primera instancia y aún no confirmada en la segunda, y tiene otros procesos abiertos en la justicia por igualmente asuntos de corrupción.

El expresidente siempre ha declarado su inocencia y que es víctima de una “persecución judicial” que busca evitar su vuelta al poder.   Tesis que volvió a defender después de la divulgación de mensajes que el exjuez Sergio Moro, que le condenó en primera instancia y hoy es ministro de Justicia en el Gobierno de Jair Bolsonaro, intercambió con fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato que le llevó a prisión.

Esas conversaciones, mantenidas vía Telegram y publicadas por el portal The Intercept Brasil, especulan que Moro coordinó, supuestamente de forma ilegal, los trabajos de los fiscales anticorrupción y ponen en duda su imparcialidad al frente de las investigaciones relacionadas con la operación conocida como Lava Jato. Artículos Relacionados: Fiscalía de Brasil denuncia a Lula y a su hermano…