5.1- Conductores Distraídos

El conducir bien se basa en la práctica y en estar alerta cuando se halle al volante. Mientras conduce, usted debe asegurarse de que no haya nada que interfiera con su capacidad para ver la carretera, para reaccionar ante determinadas situaciones o para operar su vehículo de manera adecuada. Usted debe mirar hacia delante en la carretera, hacia los lados y la parte posterior de su vehículo y debe estar alerta ante acontecimientos inesperados. Manténgase alerta con respecto a lo que esté sucediendo a su alrededor, y no quite los ojos de la carretera por más de unos pocos segundos cada vez. No transporte objetos dentro de su vehículo que pudieran interferir con su capacidad para conducir de forma segura. Esto podría incluir cualquier objeto que obstruya su visibilidad de la carretera o de los espejos.

Los buenos conductores desarrollan hábitos que enfocan toda su atención en la conducción de su vehículo. Algunos conductores pueden desarrollar malos hábitos que pueden resultar muy peligrosos al conducir. Algunos de los malos hábitos que distraen su atención al conducir son los siguientes:

  • Conducir cuando está enfermo, disgustado o enojado.
  • Conducir mientras come o bebe.
  • Conducir mientras está ajustando la radio o cambiando un CD o una cinta.
  • Conducir haciendo o contestando llamadas telefónicas, hablando por un teléfono celular o mandando mensajes de texto.
  • Leer mientras conduce.
  • Conducir mientras está somnoliento o está fatigado