Internacionales

Hermanos traían droga a Costa Rica

100% Banco

Esteban Ortiz 28 de agosto, 2019 | 02:38 PM Las autoridades panameñas detuvieron cerca de Punta Burica a tres costarricenses que portaban 963 paquetes de cocaína, por lo que se mantienen presos en el país canalero. Los capturados son dos hermanos de apellidos González Salazar y otro hombre apellidado Leitón Mena. El lugar de la detención es un tramo solitario donde prácticamente no hay población.

Lea: 41 adultos mayores estrenan hogar en Limón

La ruta del Pacífico se encuentra fuertemente custodiada mediante patrullajes conjuntos de diferentes países desde el sur del continente hasta el norte, tanto por vía marítima como aérea para tratar de cortar el flujo de cocaína. La información fue confirmada por parte del Ministerio Público del vecino país el cual mencionó que los tres nacionales serán remitidos hasta la ciudad de David en la provincia de Chiriquí, donde van a ser juzgados por el delito de Tráfico Internacional de Drogas. CANTIDADES SIMILARES El país canalero informó que a través de 44 operaciones que han realizado sobre sus aguas se logrado decomisar un total de 23.435 paquetes de diversas sustancias ilegales, los cuales en su mayoría pesan 1 kilo, lo que se traduce en unas 23 toneladas. En el país, las cifras son similares, puesto que según lo ha venido informando el Ministerio de Seguridad, en lo que va del presente año las incautaciones rondan las 24 toneladas, generando un golpe importante para las bandas criminales. Las acciones han surtido resultados positivos gracias a la coordinación entre Colombia, Panamá, Ecuador, Costa Rica y Estados Unidos, lo cual ha mejorado las vías de comunicación para tratar de contener los múltiples cargamentos que se pretenden hacer llegar a suelo norteamericano. BÚSQUEDA DROGA En repetidas ocasiones cuando están completamente acorralados, los transportistas de los estupefacientes, se deciden por lanzar la droga al mar para que los uniformados no puedan ligarlos. Justamente, existen grupos de personas que se dedican exclusivamente a esperar que las olas arrastren hasta la orilla estos paquetes que tiran al mar, para posteriormente revenderlos.