Uncategorized

Safe Drive Florida | Ultiman detalles de cuatro nuevas ciclovías en la ZMG

Formalmente, ni siquiera hubo la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Así lo dijo el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

Tras las balaceras registradas el jueves en Culiacán, lo que sí se registró fue un saldo de ocho muertos, 16 heridos y 51 reos que se fugaron de la cárcel de Aguaruto . “En el afán de obtener un resultado positivo, se actuó de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencias”, aceptó Sandoval.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, quien se desplazó a Culiacán ante la jornada violenta, reconoció el fallido operativo y manifestó que se tomó la decisión de liberar a Ovidio porque si bien se busca lograr la paz en el país, no será a costa de convertir a México en un cementerio.

Antes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó la liberación para evitar bajas entre las fuerzas de seguridad y pobladores. “Tomaron decisiones (el Gabinete de Seguridad) que respaldo, porque se tornó muy difícil la situación”.

Recordó que Ovidio tenía una orden de aprehensión provisional con fines de extradición a Estados Unidos, dictada por un juez federal, pero no abundó. “Se trató de un operativo del Ejército a partir de una orden de aprehensión…”. Con esa declaración contradijo la versión de Alfonso Durazo, quien el jueves declaró que un patrullaje “de rutina” los llevó al hijo de “El Chapo”. “En el caso de Sinaloa no hay contubernio entre la delincuencia y el Gobierno federal”, añadió el Presidente.

Mientras tanto, Culiacán amaneció ayer con un velo de miedo y zozobra, con calles solas, vehículos destruidos y cuerpos abandonados en banquetas.

En el embate tras la retención de Ovidio, grupos armados bloquearon calles y atacaron la sede de la Novena Zona Militar, dos puestos de vigilancia e incluso entraron a una unidad habitacional del Ejército, pero sin afectar o retener a familiares de los militares. Esa fue una parte de la reacción que terminó con la libertad del hijo de “El Chapo”.

El Ejército y la Guardia Nacional enfrentaron nueve bloqueos, en donde se reportó el despojo de 42 unidades (muchas fueron incendiadas). Por eso se investiga la actuación del grupo de 36 elementos que encabezó el operativo sin un plan específico y sin estimar el tiempo de reacción de los grupos delictivos.

Andrés Manuel López Obrador respaldó la liberación del hijo de “El Chapo” para evitar más bajas entre fuerzas de seguridad y pobladores. SUN Niega AMLO fracaso en la estrategia de seguridad El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que es una exageración decir que ha fracasado la estrategia de su Gobierno contra la delincuencia, luego de la captura y liberación de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En conferencia de prensa en la Zona Militar número 15, señaló que los hechos en Culiacán, Sinaloa, fueron lamentables.

“Se me hace una exageración decir que ha fracasado nuestra estrategia, eso es lo que quisieran los conservadores, se frotan las manos, andan como desquiciados buscando que fracasemos, pero no”.

Al cuestionarlo de que en 2015, luego de la fuga de “El Chapo” Guzmán, pidió la renuncia del Gabinete de Seguridad, López Obrador respondió que no es lo mismo. “No es lo mismo, cómo pueden comparar el Gobierno de (Felipe) Calderón u otros, donde la política que se siguió fue de exterminio, se declaró la guerra… nosotros no vamos a continuar con lo mismo”.

Más tarde, el Ejército Mexicano admitió que hubo “precipitación” en el operativo para capturar a Ovidio Guzmán, hecho que desató horas de tiroteos y bloqueos en la ciudad de Culiacán. “En el afán de obtener un resultado positivo… se actuó de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencias”, aceptó el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, en conferencia de prensa tras la reunión en Culiacán del Gabinete de Seguridad.

López Obrador rechazó que la liberación de Ovidio Guzmán provoque impunidad en el país. “No hay impunidad porque no hay contubernio entre delincuentes y autoridades”.

Reiteró su respaldo a la decisión tomada por el Gabinete de Seguridad (que conforman los secretarios de Seguridad, Alfonso Durazo, de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, Rafael Ojeda. “Creo que hicieron bien los mandos que tomaron esa decisión”.

Subrayó que la decisión de liberar a Guzmán fue para proteger la vida de más personas. “No se trata de masacres. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas. Esta decisión se tomó para proteger a los ciudadanos, no se puede apagar el fuego con el fuego, esa es la diferencia de esta estrategia con lo que han hecho otros Gobiernos, nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra”.

Al ser cuestionado sobre quién de los  integrantes del Gabinete de Seguridad tomó la decisión de liberar al hijo de “El Chapo”, señaló que fue “una decisión colegiada” de los tres secretarios, pero que él respaldó: “Lo más importante es que no haya más muertos, lo más importante es la paz. Yo encabezo un Gobierno civilista, no es una dictadura militar o un Gobierno civil con afanes autoritarios”.

Tras afirmar que “el poder no es prepotencia, no es violencia… el poder es humildad, el poder sólo tiene sentido cuando se pone al servicio de los demás”, López Obrador agregó que no cambiará la estrategia para pacificar al país. Y se dijo seguro de que seguirá teniendo el apoyo de la gente. “Lo importante es mantener las convicciones, los principios, no zigzaguear. Tenemos una política definida para garantizar la paz y la tranquilidad”.

No hay pacto con el crimen organizado Alfonso Durazo rechazó que exista un Estado fallido y sostuvo que el compromiso del Gobierno federal es reducir los plazos para regresar la paz y la tranquilidad de las familias. Desde Culiacán, afirmó que “podemos no tener toda la información, pero no vamos a ocultar nada”.

Tras reconocer que la información que dieron a conocer el jueves fue distinta a la que ayer presentaron, “porque no tenían mayores datos”, argumentó que, de no haber detenido el operativo, las consecuencias hubieran sido mucho mayores. Y sostuvo que no hubo pacto con el crimen organizado. “La inseguridad  es producto de un proceso de descomposición social”.

Culiacán amaneció ayer con un velo de miedo y zozobra. Por lo menos 42 vehículos fueron siniestrados, como reacción a la detención de Ovidio Guzmán. AP/A. Zurita Operativo deja saldo de 8 muertos, 16 heridos… y la fuga de 51 presos El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, dio a conocer que durante las balaceras en Culiacán se registraron ocho personas muertas (cinco son miembros de los grupos delictivos), así como 16 heridos (cinco son oficiales de la Guardia Nacional).

Por otra parte, se confirmó la fuga masiva de presos del penal de Aguaruto.

“Un grupo de personas se dio a la fuga, pero inmediatamente se logró la reaprehensión de algunos. Faltaban 51. Se sigue un operativo de búsqueda de  reos”, dijo Cristóbal Castañeda, secretario de Seguridad Pública de Sinaloa.

El reporte oficial de la fuga indica que, antes del escape, los reos se amotinaron, desarmaron a los custodios de la prisión y los despojaron de sus armas. “Se inició un amotinamiento, despojaron de armas a cinco elementos (con cinco armas largas y dos cortas), y se les hizo frente con una unidad de Policía”, dijo el funcionario.

Envía mensaje a los soldados Un par de horas después de que informara que el Gabinete de Seguridad, con su respaldo, decidió dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, para proteger la vida de los habitantes de Culiacán, Sinaloa, Andrés Manuel López Obrador envió un mensaje a los soldados: les recordó las palabras del general Felipe Ángeles,  al señalar que “todos debemos defender la vida”.

Recordó al militar de la Revolución Mexicana en un mensaje retomado por la escritora Elena Garro: “Con dedicatoria a los soldados de México: La política no es un fin, la Revolución no es un fin. Son medios para hacer hombres a los hombres. Nada es sagrado excepto el hombre. Hay algo frágil, débil, pero infinitamente precioso, que todos debemos defender: la vida”.

Ayer, en conferencia de prensa en la Zona Militar número 15 de Oaxaca, rechazó que la decisión de dejar en libertad al hijo del ex líder del Cártel de Sinaloa debilite a su Gobierno porque “no se puede apagar el fuego con el fuego”. “Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra… eso le cuesta trabajo entenderlo a muchos, pero la estrategia que se estaba implementando anteriormente convirtió al país en un cementerio”.

Reconocen las fallas y precipitación El Ejército admitió que hubo “precipitación” en el operativo para capturar a Ovidio Guzmán. “En el afán de obtener un resultado positivo, se actuó de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencia”, reconoció secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

El jueves, la ciudad de Culiacán estuvo sitiada por las balas durante horas tras el arresto de Ovidio Guzmán, por parte de un comando conformado por 36 militares y miembros de la Guardia Nacional.

Sandoval contestó que el operativo buscaba detener a Ovidio. “Efectivamente existe una petición de extradición de Estados Unidos de septiembre del año pasado”, añadió el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo. No obstante, este comando (que habría detenido al menos a 14 relevantes narcotraficantes en los últimos meses) omitió “el consenso de sus mandos superiores” y además carecía de una orden de registro.

Sandoval explicó que se entró en una vivienda a las 15.45 del jueves y se identificó al hijo de “El Chapo”, estando adentro de la casa hasta aproximadamente las 17.00 horas. Después de este hecho se dieron los disturbios en toda la ciudad, por lo que el Gabinete de Seguridad tomó “por unanimidad” la decisión de “retirar al personal” de este inmueble. 

Desde Culiacán, Alfonso Durazo, el gobernador Quirino Ordaz y Luis Cresencio Sandoval admitieron las fallas en el operativo del jueves. EFE/I. Medina PERFIL

“El Ratón”  Conocido como “El Ratón” o “El Ratón Nuevo”, Ovidio Guzmán López es uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán —preso en Estados Unidos—, del que poco se conoce,  en comparación con Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán. Con 28 años de edad, el presunto integrante del Cártel de Sinaloa es también hijo de Griselda López Pérez, segunda esposa de “El Chapo”, detenida en mayo de 2010 y dejada en libertad. “El Chapo” y Griselda, buscada en Estados Unidos por tráfico de drogas, procrearon a Ovidio, Griselda, Joaquín y Édgar, quien falleció en 2012. Se define como un hombre que no es de lujos ni de carros deportivos. Sus gustos, según él, son los caballos y los gallos finos. De acuerdo con autoridades federales, Ovidio es requerido por el Gobierno de Estados Unidos para que enfrente cargos por tráfico de cocaína, metanfetaminas y mariguana, por hechos ocurridos entre 2008 y 2018. En días pasados se dio a conocer una acusación contra los hermanos Joaquín, de 34 años, y Ovidio Guzmán López, de 28, por una conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y mariguana para su importación a Estados Unidos. El anuncio lo hicieron funcionarios de la División Criminal del Departamento de Justicia y de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de Inmigración y Aduanas (HSI, por sus siglas en inglés) de Arizona. El caso fue investigado por HSI y es el resultado de las tareas continuas de las Fuerzas de Tarea de Control de Drogas contra el Crimen Organizado. Los abogados de la sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de la División Criminal procesan el caso. Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la estrategia de seguridad de López Obrador?

Participa en Twitter en el debate del día @informador