Política

Safe Drive Florida | Inscripción para la eternidad

TRABAJO. Rene Mejía realiza el tallado a mano, los elementos son escogidos por los familiares tiene su local en la avenida Walter Andrade y Los Álamos. Redacción QUEVEDO

El hecho que un ser amado haya partido del mundo terrenal, no significa que con él lo hayan hecho los recuerdos, las anécdotas y menos aún los sentimientos. El proceso del duelo se puede llevar en el corazón por muchos años, ese sentimiento de nostalgia, hace que a diario se vea la presencia de personas en las tumbas de sus familiares, amigos y parejas. La primera imagen que se percibe en la bóveda es la lápida, que por lo general está representada por la fotografía de quien ocupa ese espacio. Sin embargo, modelos hay muchos, hoy en día las formas de personalizarlas son varias, dependiendo de las creencias de la familia y el cómo quiere reflejarlo.

Características

Según Héctor Burgos, quien lleva varios años trabajando en el oficio de tallar lápidas, los materiales que más se utilizan son el mármol y el cristal. En mármoles se trabaja comúnmente en dos calidades, el nacional y el italiano. Por un lado, el ecuatoriano tiene un precio más accesible, pues varía entre los 15 y 160 dólares, su durabilidad es de 6 años aproximadamente antes que inicie a opacarse su brillo. Mientras que el mármol italiano puede llegar a costar hasta $500, sin embargo, la durabilidad es permanente. El otro modelo es realizado sobre cristal impreso, usando un vidrio de tres líneas. Se imprime el modelo que el cliente escoja, 70 u 80 dólares es valor de esta lápida, su vida útil es corta, ya que dentro de un año se ve la fotografía opaca y amarilla.

Los elementos

“Hace poco vino una joven que desea un árbol de naranja esculpido en el mármol, esa era la fruta favorita de su papá y ese detalle hace tener bonitos recuerdos”, dijo Burgos. Es común que se incluyan detalles personalizados, para que la placa sea más cálida y agradable. La imagen de vírgenes y santos son incorporados para que acompañen al alma en su camino al más allá. Por lo general, cada beato es escogido porque el difunto era devoto de él. Las oraciones también son características, Héctor Burgos manifestó que hace poco tiempo alguien lloró leyendo una oración, “quiso que se inmortalice en el mármol, porque cada vez que vaya a visitar la tumba, le dará paz poder leerla”, añadió. Hoy es un día especial, así que aún tiene tiempo para mejorar el lugar donde su familiar vive el descanso eterno. (PPC)