Tecnología

Safe Drive Florida | #OPINIÓN Llovera #10Nov

Estos días compiten entre los Heraldos Negros de Vallejo y El Cuervo de Poe, son días donde la sombra se hace cruz y la voluntad es un arlequín que busca distraer a la muerte con poemas laudatorios de Horacio o canciones sudorosas de Julio Jaramillo. Son días donde esperamos un grito de alegría que nos raspe un poco la costra amarga de la resignación

Estos días se han convertido en grilletes que amanecen cubiertos de hastío sobre la palabra, días donde los paisajes conocidos se transforman en escenarios lánguidos que aguardan ser rebanados por el discurso inoportuno de algún dirigente de la causa o transformado en horno crematorio de un derecho de palabra interminable.

Estos días compiten entre los Heraldos Negros de Vallejo y El Cuervo de Poe, son días donde la sombra se hace cruz y la voluntad es un arlequín que busca distraer a la muerte con poemas laudatorios de Horacio o canciones sudorosas de Julio Jaramillo. Son días donde esperamos un grito de alegría que nos raspe un poco la costra amarga de la resignación.

Metido en la modorra de estos días afloró por whatsapp un escrito de Juan Bautista Gonzales, Juanito, donde relata la jornada del 31 de Octubre en la Universidad Católica donde Juan Guaidó explicó que a los indios les llueve porque nunca dejan de danzar hasta que del cielo baje agua. Está lección simple de optimismo pudiera interpretarse como una ingenuidad camuflada si no fuera porque la esperanzas esta puesta en el atar de nuestros ruegos y quien oficia los actos de ofrenda es un joven que ha podido mantener a flote su sencillez sobre las olas crecidas de una vorágine de notoriedad internacional.

Como estos días son brumosos y es difícil distinguir figuras coloque la imaginación en plan de piloto automático y la deje volar sobre mi entorno y así poder ver tras los vidrios de una ventana levitada  a quienes a mí alrededor practican la danza de la lluvia. Cortan la electricidad y tengo que ir a Duaca y el primer bailarín que inaugura la tarde es Alfonzo al volante de la carroza, tiene hijos en otros países que con insistencia le piden que se vaya con ellos a disfrutar de una vida sin los padecimientos que acá tenemos, pero el porfía en el empeño de ser parte de la reconstrucción de Venezuela y sigue a nuestro lado. Buscamos a Omar Agüero quien ha convertido su existencia y su profesión de médico en un apostolado de lucha, luego a Alirio Laclé Chirinos periodista que aparta tiempo de sus labores de bisoño comerciante para apoyar la causa libertaria del Frente.

Antes de tomar la carretera a Duaca se suma al viaje el ingeniero Jairo Dum y así nos vamos en danza de planes y sueños de futuro a una reunión incierta porque fue convocada a la hora del burro y a mitad de semana. Al llegar a su casa Pepe Hernández inicia un ritual de urogallo con pasos de alegría hacia los costados y con voz de pregonero en mitad de la plaza nos invita a entrar a un recibo donde nos espera un muy representativo número de personas de los sectores educativos y profesionales.

Entramos a una danza colectiva donde quien mejor definió el tiempo de cosecha fue la doctora Yamilet Hernández. El Momento ha llegado, todo el aprendizaje como sociedad ya culmino y ahora viene el ascenso del agua clara porque la maldad se hizo barro y se fue al fondo. Dios con nosotros y la lluvia comenzó a caer a raudales, las calles se convirtieron en ríos y entendimos el simbolismo y la premonición venturosa.

De regreso se alistó con nosotros María Beatriz Rosell Pérez, doctora  de dos mundos que será invitada especial en una jornada que se realizara el 29 de Noviembre en Budapest en honor a la mujer venezolana. Allí ella, en presencia de parlamentarios de Europa, incluido Leopoldo López Gil, disertará como panelista sobre el rol que están cumpliendo fundaciones como la que ella coordina, Viva Venezuela, para lograr que llueva, Por toda esta gente maravillosa, porque los venezolanos de aquí y de todas partes no han dejado de danzar lloverá seguro que lloverá y lloverá con fuerza divina. Dios con nosotros.

Jorge Euclides Ramírez