Deportes

La nueva fecha, el gran dilema para Tokio 2020 en 2021

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, declaró este martes a los periodistas que el nombre del evento seguirá siendo “Tokio-2020″ pese a que tengan lugar en 2021

El deporte mundial recibió este martes la noticia que muchos esperaban: los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos inicialmente del 24 de julio al 9 de agosto de 2020, no se realizarán este año por causa de la pandemia mundial por el nuevo coronavirus y se llevarán a cabo en 2021.

La nueva fecha aun no está confirmada, pero será “como más tarde el verano (boreal)” del año que viene, según lo anunció este martes el Comité Olímpico Internacional (COI).

Leé también

Lasa, entre la fractura por estrés, el coronavirus y la incertidumbre por Tokio 2020 Se trata de un aplazamiento sin precedentes para este evento, cuya primera edición en la era moderna tuvo lugar en 1896. Hasta ahora únicamente las guerras mundiales habían impedido su celebración.

“En las circunstancias actuales y en base a las informaciones suministradas hoy (martes) por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el presidente del COI y el primer ministro de Japón han concluido que los Juegos Olímpicos de Tokio deben ser reprogramados después de 2020 y tener lugar como más tarde en el verano (boreal) de 2021, con el objetivo de salvaguardar la salud de los deportistas y de todos los implicados en los Juegos Olímpicos, así como de la comunidad internacional”, anunció el COI en un comunicado.

AFP

Thomas Bach

Antes de esa comunicación, en Tokio, al término de una conferencia telefónica con el presidente del COI, Thomas Bach, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, había anunciado que había “propuesto aplazar (los Juegos Olímpicos) alrededor de un año” y que el dirigente olímpico dio su acuerdo “al 100%”.

El COI, que este domingo había anunciado que se iba a tomar un plazo de cuatro semanas para definir si cambiaban la fecha, no aguantó la presión de deportistas y federaciones, como la de Atletismo, el deporte olímpico número uno, que se alinearon para que se aplace el evento, lo que finalmente ocurrió.

Fue una decisión que parecía inevitable en los últimos días ante la propagación del Covid-19, que ha provocado al menos 16.961 muertos y 386.350 infecciones en el mundo según el balance de la AFP este martes a la mañana.

¿Qué implica la postergación? Tras la medida adoptada, se debe fijar una nueva fecha. En ese sentido, el COI maneja dos escenarios: la primavera o verano (boreal) de 2021, lo que sería el otoño y el invierno en el hemisferio sur.

La nueva fecha la determinará la Comisión de Coordinación del COI, presidida por el australiano John Coates, y el Comité de Organización de los Juegos de Tokio, en coordinación con las Federaciones Internacionales.

AFP

Christophe Dubi, director de los Juegos en el COI, advirtió a la agencia AFP que “será un trabajo de titanes” marcar el calendario “deporte por deporte”. “Hay que ver también la disponibilidad sobre todo del parque hotelero y de los grandes centros de congresos que deben, por ejemplo, acoger el Centro de Medios”, comentó.

A favor, la primavera japonesa podría ser un buen período desde el punto de vista climatológico, evitando así el fuerte calor que llevó al COI a desplazar el maratón y la marcha de Tokio a Sapporo. Pero “nos encontraremos en primavera con el final de los grandes campeonatos de los deportes colectivos, como el fútbol en Europa, añadió Dubi.

Leé también

Enzo Martínez, el uruguayo que comparte equipo con Dressel, el mejor nadador del mundo Los organizadores de esos eventos, como por ejemplo la Liga de Campeones o La Liga Europa de la UEFA, que en ese entonces estarían en fases finales, no verían con buenos ojos esa opción.

También habrá que tener en cuenta la Copa América y la Eurocopa de fútbol, que a su vez han sido aplazados al próximo año, del 11 de junio al 11 de julio de 2021.

AFP

Por su parte, las Federaciones Internacionales de Atletismo y Natación comunicaron ya su predisposición a colaborar en hacer hueco a los Juegos Olímpicos, modificando las fechas de sus respectivos Mundiales de 2021, previstos en Eugene (Estados Unidos) y Fukuoka (Japón), respectivamente.

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, declaró este martes a los periodistas que el nombre del evento seguirá siendo “Tokio-2020″ pese a que tengan lugar en 2021.

No obstante, aplazar los Juegos nueve meses o un año no representa una enorme diferencia, pese a que, para un responsable de una federación, “las indemnizaciones a pagar o los nuevos gastos ocasionados serán probablemente menos elevados si los Juegos se celebran en primavera en lugar del verano”.

Pase lo que pase, se tendrá de aplazar durante varios meses la utilización de los equipamientos que el Comité de Organización deberá luego liberar, como los apartamentos de la Villa Olímpica, donde residirán los 11.000 atletas participantes, antes de ser vendidos.

La otra opción es la del verano (siempre boreal) de 2021. “He propuesto aplazarlos (los Juegos) aproximadamente un año y el presidente del Comité Olímpico Internacional (Thomas) Bach ha aceptado al 100%”, declaró el primer ministro japonés Shinzo Abe, tras haberse reunido con el máximo responsable olímpico, sin dar más precisiones.

Según una fuente cercana al COI, organizar los Juegos en el verano de 2021 “es la solución preferida de Abe”.

AFP

El aplazamiento de la cita por un año, quizá en las mismas fechas, obligará al Comité de Organización a mantener a disposición, con el gran gasto que supone, las numerosas instalaciones previstas para los Juegos. Se han previsto 43 sedes, algunas construidas para la ocasión, a veces temporales, y otras han sido renovadas. Pero el aplazamiento conllevará problemas para la mayoría, salvo que las autoridades japonesas decidan intervenir masivamente.

Antes del anuncio del aplazamiento, el COI había destacado que “varias sedes indispensables para los Juegos podrían no estar disponibles” más allá de las fechas inicialmente previstas de julio/agosto de 2020. Es el caso, por ejemplo, del nuevo estadio olímpico de Tokio, con capacidad para 68.000 espectadores, que debe albergar conciertos y otros campeonatos deportivos tras la cita olímpica.

La situación de los uruguayos La decisión de cambiar la fecha de los Juegos fue un alivio para muchos deportistas uruguayos que buscaban hacer su marca clasificatoria y que en los últimos días veían como se cancelaban las pruebas en las que iban a competir e incluso ya no podían entrenar de forma normal, todo por causa del nuevo coronavirus.

Atletismo CAU

El aplazamiento supondrá también una extensión del plazo para intentar marcas o sumar puntos para los rankings clasificatorios.

Leé también

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 de las dudas: la incertidumbre que viven los atletas uruguayos En esa situación se encuentran, por ejemplo, los atletas uruguayos como Emiliano Lasa, Nicolás y Martín Cuestas, Déborah Rodríguez, María Pía Fernández y Santiago Catrofe, quienes deberán reprogramar sus calendarios una vez que conozcan las fechas, pero que ya saben que tendrán tiempo para poder competir.

Tokio será 2021, no hay de qué preocuparse más que de la salud y de salir de esta situación”, escribió en su cuenta de Twitter Nicolás Cuestas tras conocer la postergación.

Los torneos preolímpicos de las distintas disciplinas que fueron canceladas por el nuevo coronavirus, se realizarán en los cuatro meses previos a la nueva fecha que se marque.

El aplazamiento también cambió los planes de los deportistas uruguayos que ya están clasificados a Tokio 2020, los veleristas Dolores Moreira y la dupla de Pablo Defazio y Dominique Knuppel.

Estos últimos viajaron a Barcelona la semana pasada para comenzar su preparación olímpica, pero su calendario quedó trunco debido a que se decretó el nivel de alerta en España por causa del virus , lo que los obligó a trasladarse a Francia. Su planificación, que en estas semanas incluía competir en una serie de torneos y también un nuevo barco, tiene una inversión de US$ 100.000.

“La postergación de los Juegos era algo que se venía venir en los últimos días. Además, estamos totalmente de acuerdo que haya sido así. No era justo hacerlos en la situación que está todo el mundo y todos los atletas. Para nosotros la preparación ya cambió porque acá en Europa se suspendieron los eventos hasta mayo. Eso hace que tengamos que replanificar muchas cosas. En este momento es difícil tomar una decisión del camino a recorrer en el futuro. Hoy nos abocamos a vivir el día a día de la cuarentena y a esperar un tiempo acá en Francia, para ver cómo evoluciona todo en Europa y ver si podemos navegar en el verano acá más adelante. Igualmente vamos a esperar unas semanas para analizar las opciones según cómo evolucione la situación”, dijo Defazio a Referí.

Ahora los deportistas celestes, al igual que todos los olímpicos, esperan la nueva fecha de los Juegos de Tokio para recalcular y reprogramar sus calendarios.

¿Cuánto le cuestan los Juegos a Japón?  A finales de 2019, los organizadores habían estimado que el coste total de la organización de los Juegos de Tokio debía elevarse a más de un billón de yenes (unos 11.500 millones de euros) por parte de los japoneses. Esa factura se repartía entre la ciudad de Tokio (4.982 millones de euros) el Comité de Organización local (5.032 millones de euros) y el Estado central (1.252 millones de euros). Sin embargo, la implicación financiera del gobierno central sería en realidad diez veces mayor, de más de un billón de yenes, según la Comisión de Verificación de Cuentas de Japón, que opta por tener en cuenta todos los gastos desde que la sede de los Juegos fue atribuida a Tokio en 2013. Las empresas privadas japonesas, que patrocinan en un grado importante el evento, invierten casi 3.000 millones de euros, todo un récord. Por otra parte, ese coste no incluye los patrocinios mundiales firmados entre multinacionales y el Comité Olímpico Internacional (COI) y que afectan a varias citas olímpicas. En ese caso se encuentran empresas japonesas como Toyota, Bridgestone o Panasonic.  

Cifras Principales cifras de los Juegos de Tokio, que en principio se iban a celebrar entre el 24 de julio y el 9 de agosto y que este martes fueron aplazados a 2021 debido a la pandemia de coronavirus:

– 11.000: El número de deportistas. En los Juegos de Rio 2016 fueron 10.500 y serán 500 más en Tokio, con un reparto hombres-mujeres que se acerca a la paridad (48,8% de mujeres). Si la paridad no es todavía total, explica el COI, es porque en algunos deportes colectivos compiten más equipos masculinos que femeninos.

– 17.000: número total de deportistas y miembros de delegaciones.

– 26.000: número de camas instaladas en la Villa Olímpica. Las camas están completamente fabricadas con materiales renovables, según el comité de organización.

– 4,48 millones: número de entradas vendidas al gran público en Japón tras el cierre de la segunda fase de venta (cifra dada en febrero por el COI), sobre un total de 7,8 millones de entradas que el comité de organización esperaba vender.

 - 600.000: número de espectadores extranjeros esperados en Tokio-2020, cifra estimada en 2018 por el ministro japonés de Turismo.

– 11.500 millones de euros: estimación del coste total de la organización de los Juegos de Tokio, realizada a finales de 2019.

– 56: número de 'test events' (locales e internacionales) que estaban previstos antes de mayo de 2020 en Japón, pero una quincena fueron anulados debido a la pandemia de coronavirus.

– 2.300 euros: precio de la entrada más cara para la ceremonia de apertura. El más bajo era de 91 euros.

– 72: número de tiendas oficiales de los Juegos en todo el país. En destinos turísticos como Kioto o Hiroshima, o en aeropuertos como Narita y Haneda.

– 43: número de sedes olímpicas previstas para Tokio 2020.

– 8: número de instalaciones nuevas y/o permanentes.

– 10: número de instalaciones temporales.

Con base en AFP