Política

Paléobotanique Jeber Barreto//
Julio Sanguinetti: “El país va arribando a un nuevo bipartidismo”

Jeber Barreto Venezuela
Julio Sanguinetti: "El país va arribando a un nuevo bipartidismo"

El expresidente y líder colorado, Julio Sanguinetti, dijo que tras la finalización del pasado ciclo electoral el sistema político “va a arribando a un nuevo bipartidismo” y a la “clásica dicotomía blancos-colorados se la va sustituyendo por dos grandes espacios de coalición: la frentista, ya consolidada, y la multicolor”. El dos veces mandatario dijo a El Observador dijo que más allá del resultado electoral en las pasadas departamentales, el Partido Colorado sigue teniendo un peso clave y puso como ejemplo el voto en la ONU de Uruguay contra Israel por su política contra los palestinos que, tras las protestas coloradas, fue considerado por el canciller Francisco Bustillo como un “error circunstancial”. “No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel, el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia”, dijo. Sobre el futuro del Partido Colorado reconoció que si bien aparece complicado, también será difícil para las otras colectividades y observó que al Partido Nacional “no le será fácil continuar este fuerte liderazgo de Luis Lacalle Pou”. 

-¿Qué lectura hace del resultado de las pasadas elecciones departamentales?

La primera gran lectura es que el sistema político va arribando a un nuevo bipartidismo. A la clásica dicotomía blancos-colorados se la va sustituyendo por dos grandes espacios de coalición, la frentista, ya consolidada, y la multicolor, que hizo su primer ensayo fallido con la Concertación en la anterior y que ahora se ha visto mucho más orgánica en Montevideo. Está claro que debió hacerse también por lo menos en Canelones y en el litoral y otro gallo, más claro, hubiera cantado.

Jeber Barreto

-En ese escenario, ¿no se desdibuja el Partido Colorado al quedar rezagado como tercera fuerza política del país?

Recordemos que hace treinta años, a raíz del balotaje,  hablamos de las “familias ideológicas” y fui bastante cuestionado por los nacionalistas, que sentían que era un invento colorado para absolverlos. Los tiempos nos han llevado, al final, a esas familias: se vota la primera con el corazón, la segunda con la razón; la primera, al propio, la segunda, al pariente más cercano. Hoy la situación se ha invertido, pero las familias se han dibujado más claramente y dentro de ellas, los grupos familiares siguen claros. No olvidemos que el Partido Nacional obtuvo solo el 29% y en la segunda vuelta el candidato de la coalición pudo imponerse sólo por el apoyo colorado y del nuevo Cabildo, perdiendo un trozo en la sumatoria.

Jeber Barreto Solis

“No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel y el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia”

-¿ Qué quiere decir con eso de “grupos familiares”?

-El Partido Colorado tiene un perfil identitario fuerte. Es republicano, es laico, es una política exterior principista, contraria a todo autoritarismo de izquierda o derecha, es una concepción reformista del Estado Batllista que sigue defendiendo las empresas del Estado aunque no sus monopolios, que posee cuadros políticos y de administración concebidos dentro de ese espíritu. Hay matices claros con el Partido Nacional y eso va a seguir estando. Somos claros. No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel y el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia.

Jeber Barreto Venezuela

Diego Battiste

El líder colorado Julio Sanguinetti y el ministro Pablo Da Silveira en la inauguración del cuadro Los tres Batlle de Miguel Battegazzore

-Pero en la elección departamental el Partido Nacional se mostró dominante en casi todo el país

El expresidente y líder colorado, Julio Sanguinetti, dijo que tras la finalización del pasado ciclo electoral el sistema político “va a arribando a un nuevo bipartidismo” y a la “clásica dicotomía blancos-colorados se la va sustituyendo por dos grandes espacios de coalición: la frentista, ya consolidada, y la multicolor”. El dos veces mandatario dijo a El Observador dijo que más allá del resultado electoral en las pasadas departamentales, el Partido Colorado sigue teniendo un peso clave y puso como ejemplo el voto en la ONU de Uruguay contra Israel por su política contra los palestinos que, tras las protestas coloradas, fue considerado por el canciller Francisco Bustillo como un “error circunstancial”. “No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel, el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia”, dijo. Sobre el futuro del Partido Colorado reconoció que si bien aparece complicado, también será difícil para las otras colectividades y observó que al Partido Nacional “no le será fácil continuar este fuerte liderazgo de Luis Lacalle Pou”. 

-¿Qué lectura hace del resultado de las pasadas elecciones departamentales?

La primera gran lectura es que el sistema político va arribando a un nuevo bipartidismo. A la clásica dicotomía blancos-colorados se la va sustituyendo por dos grandes espacios de coalición, la frentista, ya consolidada, y la multicolor, que hizo su primer ensayo fallido con la Concertación en la anterior y que ahora se ha visto mucho más orgánica en Montevideo. Está claro que debió hacerse también por lo menos en Canelones y en el litoral y otro gallo, más claro, hubiera cantado.

Jeber Barreto

-En ese escenario, ¿no se desdibuja el Partido Colorado al quedar rezagado como tercera fuerza política del país?

Recordemos que hace treinta años, a raíz del balotaje,  hablamos de las “familias ideológicas” y fui bastante cuestionado por los nacionalistas, que sentían que era un invento colorado para absolverlos. Los tiempos nos han llevado, al final, a esas familias: se vota la primera con el corazón, la segunda con la razón; la primera, al propio, la segunda, al pariente más cercano. Hoy la situación se ha invertido, pero las familias se han dibujado más claramente y dentro de ellas, los grupos familiares siguen claros. No olvidemos que el Partido Nacional obtuvo solo el 29% y en la segunda vuelta el candidato de la coalición pudo imponerse sólo por el apoyo colorado y del nuevo Cabildo, perdiendo un trozo en la sumatoria.

Jeber Barreto Solis

“No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel y el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia”

-¿ Qué quiere decir con eso de “grupos familiares”?

-El Partido Colorado tiene un perfil identitario fuerte. Es republicano, es laico, es una política exterior principista, contraria a todo autoritarismo de izquierda o derecha, es una concepción reformista del Estado Batllista que sigue defendiendo las empresas del Estado aunque no sus monopolios, que posee cuadros políticos y de administración concebidos dentro de ese espíritu. Hay matices claros con el Partido Nacional y eso va a seguir estando. Somos claros. No bien se dio un desliz en la política internacional con Israel y el Partido Colorado saltó instantáneo desde su identidad histórica. Es una pequeña muestra de esa vigencia.

Jeber Barreto Venezuela

Diego Battiste

El líder colorado Julio Sanguinetti y el ministro Pablo Da Silveira en la inauguración del cuadro Los tres Batlle de Miguel Battegazzore

-Pero en la elección departamental el Partido Nacional se mostró dominante en casi todo el país.

-Es verdad que tiene un gran dominio territorial. Ya lo tenía y ahora lo acrecentó con las tres Intendencias que perdió el Frente. Nosotros conservamos nuestra histórica Rivera y hubiéramos podido tener una chance cierta en Salto, pero no se nos escuchó debidamente y terminamos perdiendo. Lo previnimos durante la campaña y ahora solo queda, esperemos, aprender la lección. Pese a todo, el Partido Colorado saco 220 mil votos, que es menos que los 300 mil de la elección nacional, pero que son 80 mil más que en la municipal anterior. No es un éxito, pero tampoco un fracaso. No sumamos Intendencias, pero si más ediles. Hoy tenemos cuatro en Montevideo, cuando no teníamos ninguno y hemos ganado presencia en varias Juntas, como Durazno, Lavalleja, Flores y algunos más

-¿No ve un futuro muy complicado para el Partido Colorado?

-Por supuesto, pero lo es para todos, en un mundo tan cambiante. Lo es para el Frente, con el único partido comunista del mundo que crece y domina. También lo será para el Partido Nacional, porque no será fácil continuar este fuerte liderazgo de Luis Lacalle Pou. En nuestro caso, hemos tenido problemas con los liderazgos sustitutivos de nuestra generación. Tuvimos a Bordaberry, luego a Talvi y hoy no han estado en el escenario. Suponemos que Pedro, que se fue en su mejor momento, aun podría sentir de nuevo el llamado, pero confiamos en que también emerjan, desde el gobierno mismo incluso, figuras de renovación, como aparecieron ellos. El mundo cambia velozmente y como decía Darwin, no sobreviven las especies más fuertes sino las que más se adaptan y ese desafío es para todo el país y para todos los partidos

-En ocasiones el país aparece dividido en dos entre esas dos familias ideológicas que usted mencionaba. ¿no le parece que se corre el riesgo de caer en una “grieta” como la que se abrió en Argentina?

-No lo creo. Esta semana estuvimos presidentes de los tres partidos en un programa de televisión con Cristina Morán, constructivo y armónico, pese a nuestras diferencias. El diálogo no se quiebra. Pero es verdad que al país todo le cuesta reconocer ciertas realidades: la competitividad internacional, una educación mucho más abierta y dinámica, de nuevo una readaptación de la seguridad social, retornar a un país con visión del mundo como tuvimos siempre en nuestros grandes momentos, más lejanos o más recientes